Colombia

Opinión | El camino iniciado ¡La necesidad del método!

Por: Denisse Herreño Castellanos


La investigación en Derecho: ¡Formar para investigar!, ¿un compromiso?, ¿una necesidad?… ¿acaso un valor agregado?… estamos preparados!!! … Sea esta la oportunidad para preguntarnos ¿hacia dónde van los procesos investigativos?, pero también sea la oportunidad para agradecer a: Escenarios Socio Jurídicos, la dedicación por dar a los semilleros de investigación y jóvenes investigadores, un espacio real en su proceso de formación investigativa.

Entonces, en este marco de formación, recordemos un poco de lo que puede sentirse cuando nos iniciamos en las Investigación Jurídica y Socia Jurídica, cuando de estudiantes nos sorprende el encuentro con el llamado mundo jurídico ¿-la ciencia o la disciplina-?. Pero esta sorpresa es mayor cuando se escucha las palabras de los abogados y hasta del mismo Kelsen que el Derecho es apenas una disciplina en construcción y constante cambio. En su momento nuestras mentes preferirían encontrar en el Derecho un catálogo de verdades y un estatuto consolidado que dejara pocas dudas y que por lo mismo, fuera un legado irrebatible y permanente. Otras mentes, menos ingenuas, le piden a la disciplina que resuelva con una fórmula sencilla el paso de la -ideología a la ciencia- para tranquilidad de sus espíritus, o tal vez, de los espíritus de todos.

Esa inseguridad referida se hace aún mayor cuando al adentrarse en los primeros pasillos de esta disciplina resultan nuevas y más sencillas preguntas: ¿que si el método es experimental, inductivo, hipotético- deductivo, descriptivo, analítico, … que si las relaciones que establece son de implicación o de causalidad, … que si resulta posible el establecimiento de leyes, … qué cuál es el papel de la teoría, … qué cómo se resuelve la dualidad sujeto-objeto?, y como estos, muchos otros asuntos que se aspira a resolver, casi siempre con una cierta simplicidad y sin una atenta mirada a la tarea desarrollada durante siglos por los propios juristas.

En el inicio de la disciplina, es igualmente sorprendente verificar que existen entre los estudiantes de Derecho y entre sus profesores un par de realidades: la primera, inicialmente, quienes parecen tener tan claro el asunto de la dimensión teórica y de los principios metodológicos, han tenido poco tiempo para investigar y producir siquiera un artículo corto que permita apreciar cómo es que se hace eso tan riguroso; la segunda, la dura verdad que desde hace más de un cuarto de siglo expresaron Bobbio, Kelsen y Dworkin -que en materia de método, es mejor caminar despacio-.

Siendo válidas las dos, los métodos investigativos están obligados a generar conocimientos, a abrir espacios de discusión sana bajo las diversas técnicas de argumentación, a consolidar trabajos transversales que repercutan en el campo académico, que tengan impacto social en la comunidad, y que finalmente permitan que se logre el camino iniciado.


Descargar documento completo